20 de diciembre de 2015

Titanic

Quizás el barco que nos rescató estaba destinado al naufragio.
Sin querer quererlo nos embarcamos en el Titanic,
y claro... ya sabemos todos como acaba la historia.
Una bonita historia de amor,
eso es lo único que me puedo llevar de ti,
pero con un fatal desenlace elegido por ti,
porque tú esta vez eras el capitán,
y nos hundiste a todos,
a mi,
a ti,
y a los músicos del Titanic,
que estaban poniendo la banda sonora a nuestro bonito romance.


Y sí, así se puede resumir nuestro amor,
asemejándolo con algo tan grande como el Titanic,
y resumido en una película de tres horas y media.

16 de diciembre de 2015

Una noche de tus besos

Entiende que adoro dormir,
trasladarme donde me de la gana con solo cerrar los ojos.
Nueva York, Roma, Tokio, Berlín en una sola noche.
Un tour imparable y gratuito.
Pero sobre todo me encanta cuando despego en tus brazos,
después de tanto viaje no hay mejor manera de acabar en los brazos de alguien al que llamar hogar.
Lo peor de todo es cuando despierto,
por unos segundos no soy consciente de que todo era un sueño.
Después de lavarme la cara ya vuelvo a la realidad, y joder...
Cuando llegará el día en el que la realidad supere a los sueños.
Cuando dejaré la ficción a un lado,
y que la mejor acción sea yo entre tus sábanas,
después de una noche tranquila viendo una peli absurda acurrucados en el sofá.
Y sí, por ti renunciaría a mis sueños, a Nueva York y todo eso.
Y todo por una noche de tus besos.

29 de noviembre de 2015

Capaz.


Por ti lo que sea,
por ti me saltaría los stop,
porque este amor no hay quien lo pare.

Por ti bajaría la luna, y la basura.

Por ti quebraría todas la leyes,
rompería todos los esquemas.

Por ti no hay límites.

Locura en mi mente y en mis actos,
el amor es lo que tiene,
que lo desfigura todo.

Formatea la memoria,
y te hace olvidar que ya alguna que otra vez te hicieron daño.
Y te quita toda la prudencia,
y te inicia en la inocencia.

Que más decir...
Capaz de todo si es por ti.

Valentina Romanetti (@verSOS_5)

30 de agosto de 2015

Atracciones.

Yo ya no soy una montaña rusa cargada de emociones, capaz de elevarme hasta casi rozar el cielo, y en apenas segundos casi rozar el suelo, como si de un precipicio se tratara.
Más bien soy un tiovivo, siempre dando vueltas a las cosas, para llegar al mismo sitio.
Ambas son dos tipos de atracciones, aunque muy diferentes. Pero yo no me refiero a estas atracciones.
A lo que yo me refiero es que si te miro, no puedo evitar sonreír, que si tú estás cerca, nuestros polos opuestos se atraen, y no quiero despegarme de ti. Que si te tengo a unos centímetros de mi cuerpo las  mariposas que hay en mi interior empiezan a hacer fila para montarse en esa montaña rusa del inicio de este escrito. Y que si te alejas, mi corazón empieza a latir lentamente para esperar a volver a latir fuerte, para poder regresar a ti, al mismo lugar, en el mismo tiovivo. Dando vueltas y vueltas sin parar, pero esta vez juntos.

2 de abril de 2015

Mi paraiso en pleno vuelo.

Esa sensación de estar en pleno vuelo cuando estás a su lado. De embarcarte en un nuevo paraíso, y permanecer horas en él y parar el tiempo con cada beso. Viajar cogiendo altura en las nubes y despegar en la comisura de sus labios. Esa sensación, no la cambio por nada. Mi paraíso es único, y yo soy única en el, con él. Y es que no puedo dar un nombre a lo que siento cuando estoy con él, pero si lo puedo asemejar con volar, ya que desde las alturas todo parece diferente. Por eso quiero ser la única pasajera de su vuelo.

Valentina Romanetti

22 de marzo de 2015

AUTODESTRUCCIÓN 💔

Hay veces que necesito escribir sin más. Olvidarme de todo lo que estoy haciendo, y olvidar mis problemas. Es una forma de evadirme de la realidad, o simplemente ser una cobarde que no asume responsabilidades, que no es capaz de olvidar lo que le hizo daño, y eso hiere aún más. Parezco masoquista  intentando auto-destruirme con unos simples recuerdos, recuerdos que me hacen recordar que en ese momento alcancé la felicidad máxima y no lo supe valorar. Que idiota soy a veces... Y ahora lo que más me duele es el poder recordar esos momentos de felicidad y saber que nunca los podré alcanzar de esa manera, al menos con él. Extraño muchas cosas de él, pero quizá no era el momento adecuado de continuar con lo nuestro. Y ahora me toca aguantarme viéndote con otra, por no haber sido clara contigo. Y se que esa chica te está haciendo feliz, o al menos lo aparentas muy bien. Pero me hace pensar que es lo contrario a lo que te gustaba a ti, y una de dos o han cambiado tus gustos, o has cambiado tú y tu manera de ser. Simplemente decirte que te deseo lo mejor, y que ella dudo mucho que te quiera la mitad que te quise yo.
PD: Te quise demasiado y discúlpame por ello, solo fue un error.

4 de marzo de 2015

Marilyn Monroe

Soy tan sumamente imperfecta, que no me creo cuando me dice ¡Guapa! Simplemente, no me lo creo. Me han colmado de tantas mentiras, de tantas falsas ilusiones, que me hacen desconfiar hasta de una mariposa inofensiva, pero hasta ellas son unas hipócritas, que no las basta con ser un capullo, si no que cambian. Pero quizá os estoy poniendo un ejemplo erróneo, ya que ellas tienen la capacidad de cambiar, a mejor. ¿Pero las personas? Somos tan superficiales, que no nos damos cuenta que estamos guiados por un prototipo imperfecto, ya que tener una cara bonita y un cuerpo anoréxico es un ideal de belleza. ¿Dónde han quedado las curvas de Marilyn Monroe, con su perfecta sonrisa? No era una mujer esquelética pero si sabia sonreír. Y ahora vivimos en una sociedad donde ser un saco de huesos es mucho más bonito, que marcarte una sonrisa capaz de alumbrar a la luna. PD: Joder sonríe, y olvidate de lo que piensen los demás. Es tu vida, tu cuerpo, ¿El resto que más da?

Valentina Romanetti

1 de marzo de 2015

Una pequeña introducción en mi mundo

En este blog podréis encontrar reflexiones de la vida, poesía, o bien, verdades como puños. Y ahora si me permitís os dejo mi twitter (@verSOS_5) para que podáis estar en contacto y darme vuestra más sincera y humilde opinión de lo que hago para desahogarme de este mundo (a veces un poco cruel).

Un beso y espero que os guste.

Valentina Romanetti