28 de mayo de 2017

Pecados compartidos

Ven,
siéntate, acomódate
que vamos a hablar.
Te voy a contar cómo 
cuándo y dónde 
surgió la magia,
la magia de dos personas 
que dejaron de follar
y empezaron a hacer el amor.
Te voy a contar con la yema
de los dedos cada rincón 
de su cuerpo,
cada lunar,
cada cicatriz
cada una de sus pestañas. 
Y solo cuatro paredes fueron testigos
de la magia que no entendía
de trucos
de cada beso
de cada caricia
de cada orgasmo.
Te voy a contar cuando
miraron su reflejo en el techo
y se dieron cuenta que ese día
perdieron y rompieron todo.
El miedo,
la cabeza,
los muros.
Y crearon la dependencia,
del uno y del otro
crearon el miedo a perder
al otro,
crearon la esperanza
que ambos llevaban perdida
y se anclaron el uno al otro
el otro al uno
con el fin de fusionar sus vidas
y pecar todos los días
de compartir eso que llaman amor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario