19 de febrero de 2017

¿Y qué?

Lo que quieren oír y que jamás van a escuchar es que la lluvia no moja, las palabras no duelen, y el amor no mata. Y qué. Si la magia surge fuera de la zona de confort y aunque toque salir y mojarse quizás allí si encuentres la felicidad. Porque el problema que tenemos es que nos gusta la comodidad, estar en pijama todo el día y estar tirado en el sofá, viendo una película cualquiera que no nos haga pensar demasiado porque esas que te hacen reflexionar te rallan demasiado. Y qué. Y qué razón tengo. ¿verdad? Y más si lo que en realidad nos empapa son las palabras que nos dañan, y el miedo al que dirán. Por no hablar del miedo generalizado de esta sociedad. Amar. Queremos vivir sin dolor y el amor nos va matando para dar la vida por otra persona, de tal forma que acabamos dando mayor importancia a la vida de la otra persona que a nuestra propia vida. Y nos vamos matando felizmente, porque vamos creciendo como personas al no ser tan egoístas pasando un poco de nuestra propia felicidad por ver sonrisas en otras caras. Y así también se puede ser feliz. Pero tenemos miedo, y no queremos que nos pase nada, seguiremos viviendo "plenamente" tirados en el sofá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario