28 de diciembre de 2016

Tirar el paraguas recoger las ganas

En plena lluvia tiramos el paraguas,
ya nos daba igual empaparnos.
Necesitábamos gritarnos.
Gritar un te necesito
que no se dice pero se siente.
Porque no hace falta decirlo.
O si hace falta decirlo.
 Pero ambos callamos,
porque preferimos vivir el momento,
y desgastarnos los labios
con un beso eterno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada